Astrea Somarriba

Astrea Daniela Somarriba

IKYU-0201-100619-04

Hola, mi nombre es Astrea Somarriba, tengo 26 años y soy de Washington D.C. en los Estados Unidos.

Encontré está oportunidad por una amiga que hablo sobre ello cuando yo estaba fuera de entrenamiento por el trabajo y había estado pensando en participar en un entrenamiento de Yoga muy ligeramente.

Cuando me dijo sobre el programa y que es tan único me sentí automáticamente atraída por él y me inscribí.

Reservar fue bastante fácil, entré a la página bookyogaretreats.com, toda la información que necesitaba estaba ahí entonces fue muy fácil entender a qué me estaba inscribiendo, cuáles eran las diferentes opciones de pago y como seguir adelante para pagar el deposito entonces fue una brisa.

Realmente aprecié lo cálido que es el ambiente aquí, no solamente en términos del clima pero las personas, los instructores que apoyan de manera increíble.

Vine a este programa con un nivel muy bajo de Yoga, he practicado Yoga durante un par de años a intervalos entonces no me sentía muy avanzada.

El programa y los instructores realmente promueven construir la confianza y apoyarlos a todos en el entender que lo puedes hacer todo incluso las cosas que crees que no puedes hacer.

Tener el apoyo de mis compañeros y el apoyo de los instructores guiándome
constantemente en direcciones que no pensaba que pudiera ir.

Respetando mis límites, respetando el tiempo que mi mente necesita, que mi cuerpo necesita para romper las barreras ha sido muy importante.

Fue algo que no estaba realmente esperando encontrar en un entrenamiento pero ha sido lo excepcional de esta experiencia para mí.

En términos de cómo podría ser mejor el programa es difícil pensar en algo porque en este momento realmente he tenido una experiencia maravillosa y cualquier desafío que he experimentado individualmente son desafíos que considero son más desafíos internos que solo yo puedo resolver.

Pienso que tener una clase pequeña fue realmente importante, tener trece personas inmersas en este entrenamiento es una gran ventaja.

Imagino que tener más estudiantes podría ser un poco abrumador para ciertas personas.

Aparte de eso los días están llenos pero tú ya sabes a que te estas inscribiendo.

Los instructores hacen un muy buen trabajo entendiendo el punto en el que están todos y siendo capaces de leer la energía, si estábamos muy cansados y necesitábamos un descanso o si nos sentíamos muy motivados y teníamos que seguir avanzando.

La comida ha sido maravillosa, creo que lo único que mejoraría es más diversidad en los desayunos y una nueva nevera pero es son realmente cosas muy pequeñas y son realmente los detalles más pequeños en una gran piscina de experiencia positiva.

Realmente escogí esta experiencia no pensando que iba a continuar siendo una profesora de Yoga pero más para que pudiera sintonizarme más conmigo misma, vengo de un año difícil en el trabajo entonces estaba lista para conectar con mi cuerpo y también entender mi espiritualidad entonces una cosa que pienso diferencia a este programa de todos los otros es que encontré la incorporación de las tradiciones y valores Mayas y ceremonias.

Si eso es algo que te llama yo no dudaría en continuar buscando esta oportunidad e inscribirme porque tener la posibilidad de participar en ceremonias, hacer Temazcal, ha realmente añadido a esta experiencia en general y ha elevado mi experiencia a lo que realmente no pensé que pudiera llegar a ser.